Sobre el origen de este Blog


Este blog tiene un hermano gemelo, Mitos Latinoamérica, que tiene una gran acogida (1'750.000 visitas). Hay semejanzas entre los dos blogs, pues ambos narran productos psíquicos. Pero la diferencia es que en aquel, yo lo alimento periódicamente con mitos de América Latina, mientras que en este blog, son los lectores mismos los que lo alimentan, al contar sus mitos personales, que son los sueños.

Así que este blog vivirá de la caridad pública, de las “donaciones” ANÓNIMAS de sueños que hagan los visitantes. Aunque son aportes de gran riqueza, no representan un valor económico sino simbólico. Este blog busca constituirse en el cajero automático de un gran Banco de Sueños, en el que cualquier lector pueda consignar sus sueños para compartirlos con los demás. Cada noche nuestra mente produce cantidades de sueños que en su enorme mayoría se olvidan y se pierden para siempre. Así que deseamos crear este espacio en el que la gente pueda compartir este hermoso material.

Acá no intentaré interpretarlos porque para hacerlo se requieren las asociaciones de los soñantes, algo imposible en un espacio como este. Pero como soñante y como terapeuta que analiza sueños en mi consulta particular, tengo la convicción de que debemos evitar que los sueños individuales se sigan extraviando noche tras noche para siempre.

Mi aporte será: 1) publicar en la columna derecha una selección de artículos que hablen sobre los sueños. 2) Clasificar los sueños en categorías, según los temas que traten. 3) Corregir la ortografía; sé que los sueños no tienen ortografía y que lo que hago es una intromisión, pero tengo una tara profesional de docente que me hace imposible publicar algo con errores ortográficos.

Así que demos comienzo a las donaciones de sueños. Pueden donarlos enviando sus sueños al correo juancalonsog@gmail.com, y yo los transcribiré como Entrada al Blog, o si quieren mantener más su anonimato, anotarlos al final de cualquier Entrada en los "Comentarios".


Un saludo cordial,

Juan Carlos Alonso
Editor del Blog



_______________________________________________________________

miércoles, 21 de octubre de 2015

El análisis Junguiano de los sueños en psicoterapia – J. C. Alonso

Por Juan Carlos Alonso - Tomado de ADEPAC - 24 Octubre 2014

__________________________________________________________________

El tema de los sueños ha tenido siempre para mí un interés teórico y práctico en mi trayectoria profesional y existencial: desde lo teórico, he revisado en profundidad su abordaje dentro de la teoría junguiana; desde lo práctico, he analizado mis propios sueños por más de 15 años, comprobando los beneficios de hacerlo, y adicionalmente, en mi consulta privada he hecho uso de la interpretación de sueños con mis pacientes por muchos años, corroborando también su gran utilidad en sus procesos de desarrollo.
Los sueños son un material fascinante y misterioso de muy difícil teorización. De ahí la dificultad de escribir sobre este tema, porque a pesar de su innegable utilidad terapéutica, es muy complicado dar ejemplos de interpretaciones y formular generalizaciones. Además, como cada sueño es una instantánea psíquica del soñante, que figuradamente puede verse como un teatro en el que actúan sus complejos, la interpretación de un sueño específico tendría que estar acompañada de gran cantidad de información sobre las asociaciones del/la soñante, así como de la problemática que esté atravesando. Por eso, los sueños que incluyo en el texto se presentan como ejemplo de un tema determinado pero sin hacer un mayor análisis de ellos.
Comenzaré el documento por comentar sobre la importancia de los sueños en la psicoterapia junguiana y sus diferencias con el enfoque freudiano. Menciono algunas situaciones especiales interesantes de resaltar, como en qué casos interpretar, qué nos dicen los sueños recurrentes, y la utilidad de los sueños iniciales. Posteriormente, comentaré algunos de los aspectos teórico-prácticos de las etapas del proceso de análisis de sueños: asociaciones personales, paralelos arquetípicos, principio de compensación, enfoques subjetivo y objetivo, interpretaciones reductivas y constructivas, formulación de hipótesis interpretativas, y verificación de ellas. Para mostrar tales aspectos en la praxis, ofrezco, como mencioné, ejemplos de sueños reales en algunos de estos temas.

La mujer a quien Jung le cambia la dirección de su energía

País: Uruguay

Sexo: Masculino

Sueño:

Erase una mujer que a pesar de haber nacido en Inglaterra desde muy joven, tenía la tendencia de vestirse con ropajes de plumas. La imagen de su atuendo es de unas plumas blancas y vaporosas con cañón de color azul pastel. Eso, indicaba en el sueño, su temprana relación con la naturaleza. Pero, luego, esta mujer se pone en contacto con Jung, o con la teoría junguiana, y se produce en ella un "giro". Consiste en que su energía cambia de rumbo y se desvía en un ángulo de 45 grados (?). 

lunes, 23 de marzo de 2015

Soñar podría ser la forma en la que descubrimos la vida del alma

Por Alejandro Martínez G. - Tomado de Pijamasurf - 29 Enero 2915
________________________________________________
Existen numerosas teorías sobre por qué soñamos. Entre las más discutidas por la ciencia destacan la idea de que soñamos para consolidar ciertas memorias o para depurar otras (un procesamiento de la basura diurna, liberar espacio de RAM); para resolver problemas o ensayar escenarios futuros; o, la más materialista, como un subproducto de nuestros impulsos neurales, igual que la conciencia es sólo un accidente de la complejidad de nuestra materia cerebral. Freud creía que el sueño tenía la función de cumplir nuestros deseos inconscientes y de esta forma liberar tensión mental. Si bien algunas de estas ideas seguramente tienen algo de cierto y cubren algún aspecto de lo que ocurre cuando soñamos, ninguna parece concluyente y todas nos dejan sin una imagen satisfactoria para responder al misterio y a la fascinación de la experiencia de los sueños. Y es que soñar es algo bastante extraño: todas las noches viajamos mentalmente a un enigmático mundo hecho de imágenes en el que no sabemos del todo si lo que vemos es sólo una representación de nuestro contenido cerebral o si las imágenes que se nos presentan tienen vida propia y se originan en un inconsciente colectivo o en un mundo paralelo. Desde que tenemos noción de la historia, los sueños han conjeturado la idea de que al soñar viajamos a otro mundo. Ese otro mundo es explicado por la ciencia simplemente como la imaginación, pero me gustaría recordar que históricamente la imaginación no es sólo la función del cerebro de fantasear o entretener cosas inexistentes. En las tradiciones místicas la imaginación es el órgano de percepción de lo invisible –”el ojo del corazón”– o aquello mismo que une en este mundo a los otros mundos.

Sobre esta múltiple madeja de incertidumbre, consideremos otra línea de exploración sobre los sueños. Aclaro que es una visión, más el resultado de una imagen que una teoría y no debe ser analizada bajo la misma estructura lógica-racional. Es la idea antigua de que los sueños son el dominio del alma. Podemos decir también que son el dominio de la psique, pero en el viejo sentido de la palabra “psique”, que es alma y no sólo mente. El mundo de la vigilia es sobre todo el dominio del ego, esa parte de la psique que nos hace creer que existe una sola realidad y un solo sujeto en el cuarto de control piloteando la máquina: él mismo. Si el mundo despierto del ego es lo real, entonces, el mundo de los sueños debe de ser ficción (y el alma misma es ficción puesto que no la podemos ver ni controlar). Pero tal vez la irrealidad y la insustancialidad que nos parece tan propia de los sueños sea en buena medida resultado de la influencia del ego, de que es al único personaje que escuchamos, la única voz en nuestra cabeza. En una lógica aristotélica y en un dualismo cartesiano pensamos que si el mundo despierto del ego es real entonces el mundo de los sueños –que es lo opuesto en nuestras categorías– no puede ser también real. Nos cuesta admitir la posibilidad de que los dos puedan ser reales o más o menos reales, o los dos irreales (y es que si el ego no es real, entonces qué ocurre con nosotros, ¿por qué no desaparecemos?). Como dijera Robert Anton Wilson, en amor a la paradoja: ”Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido, sin sentido y reales en algún sentido, sin sentido e irreales en algún sentido y sin sentido reales e irreales en algún sentido”. Tal vez esta sea parte de la fenomenología espectral y paradojal del sueño.

viernes, 2 de enero de 2015

Disgusto con mi amiga

País: Colombia

Sexo: Femenino

Sueño:

Llamo a mi amiga P. al celular en Buenos Aires. Le pregunto  cómo van sus cosas, con su novio A, con el estudio, el trabajo, con todo, en general. Le digo que la quiero ver porque acabo de llegar a Buenos Aires. Sin embargo, ella me manda indirectazos, insinuándome que algo anda mal en su relación. Alcanzo a ver que se encuentra en un piso de un edificio antiguo, con A, viviendo, pero están como disgustados. Luego me dice que nos veamos, su voz suena superindispuesta, pues al parecer las cosas no van bien, y cuando llego al  departamento de P, ella me abre la puerta con una cara que expresa rabia y con ganas de llorar, pero no lo hace. Lo que encuentro extraño es que al ver a la persona que está detrás de ella, me doy cuenta de que no es A, sino su ex novio J, el que está conviviendo con P en ese momento. Ella me dice que espere afuera un momento y enseguida llega un actor que es amigo de ellos, pero más de J que de P. Se llama A. y lo personifica ese mismo actor colombiano (el de la novela P G). Yo bajo las escaleras, le abro sin saber si P  quiere que pase o no a su casa. Le hago seguir y cuando le aviso a P se pone muy brava conmigo porque me dice que esa persona le trae malos recuerdos, que siente su mala energía, y que le disgusta su presencia. En pocas palabras, que no lo quiere ver. A pesar de las circunstancias, ella me dice de mala forma que ahora nos va tocar cenar a los cuatro.

Las tres puestas del sol

País: Colombia

Sexo: Femenino

Sueño:

Estamos con mi novio como en una especie de mirador, observando el atardecer y vemos la puesta de sol. El cielo está rojizo, que se combina con grises y azules oscuros. Le señalo a él el tamaño gigantesco del sol, ya que no se ve en el tamaño que usualmente lo vemos, sino mucho más cerca a la tierra, más candente, más enorme, fenómeno que nunca antes había visto. En seguida, veo cómo esa circunferencia desciende y se disuelve en llamas durante tres veces consecutivas. Es decir, como si en lugar de uno, tuviéramos tres puestas de sol, a escala real, con soles distintos.

El intento de robo

País: Colombia

Sexo: Femenino

Sueño:

Me encuentro con varias de mis mejores amigas del colegio para salir a bailar. Una de ellas pelea junto con su hermana con la mamá, quien no las quiere dejar salir porque dice que están vestidas de forma inadecuada, y mostrando más de lo que se debe. Ellas se comportan de forma grosera y se van con el resto del grupo. Luego nos encontramos en un bar (con un espacio y ubicación diferentes a la realidad), sentadas en una mesa hablando y decimos algo, o nos retamos para hacer un robo de la caja principal. Después de debatir un tiempo, quedamos elegidas una compañera y yo, camuflándonos para que no descubran nuestra identidad. Las demás chicas se van y quedamos sólo dos en el bar con unos sacos gigantes para guardar el dinero. Me siento llena de angustia y estrés ya que nunca he robado nada, y hacerlo no me gusta (dentro del sueño). Sin embargo, ambas estamos sudando y muy angustiadas de que nos descubran o llamen a la policía. En un segundo momento, me encuentro caminando hacia la habitación de H, el dueño del bar,  quien está acostado junto a su esposa P. Yo le lloró con mi amiga, pidiéndole perdón y explicándole que todo es una broma y que no queremos robarlo, que fue sin intención. Él nos mira, se ríe, y nos dice que ya sabe todo, que tranquilas, pues no hay nada de qué preocuparse. Salimos de la habitación.

Bailando conmigo misma

País: Colombia

Sexo: Femenino

Sueño:

Sueño que tengo 25 años y recorro el barrio de mi infancia voy caminando con mi compañero de vida, quien va y viene porque se encuentra gente conocida y se detiene a saludarlos. Mientras yo continuó caminando, me desvió del camino y me encuentro frente a la entrada principal de mi jardín infantil. Al verlo abierto, me dan muchas ganas de entrar para recorrerlo y recordar mi infancia vivida allí. Saludo a algunas profesoras que organizan actividades didácticas y a las mamás recogiendo a sus hijos allí. Le pregunto a una de esas señoras si puedo visitar los salones para ver los cambios que ha tenido el espacio en 25 años, ella me dice que sí y en medio de la conversación, me cuenta que su hija se llama M. H. (compañera de estudios de mi novio, quien tiene mi edad, le encanta la danza) y que también estudió allí cuando pequeña.
Seguidamente, la mamá de M. se va y yo observo cuidadosa todo el lugar. Voy a la cocina a dos salones y luego me detengo en uno de mis lugares favoritos, el salón de espejos, donde ensayábamos las presentaciones de teatro y de baile. Corro las cortinas, camino en medio del lugar y de un momento a otro me encuentro jugando y ¡bailando de 25 años conmigo misma de 4 años! Nos divertimos un rato. Me alzo, juego, salto, bailamos y luego pienso que ahora sí entiendo a mi mamá, en cuanto al amor maternal.

La inundación

País: Colombia

Sexo: Femenino

Sueño:

Sueño que estoy en la casa de campo de mi tía en un lugar cercano, el clima es templado y nos vamos a acostar a dormir; mientras ella se alista en el baño yo entro al cuarto donde siempre me he quedado cuando solía ir de vacaciones. Las ventanas de los dos cuartos tienen vista a la terraza, la cual tiene una entrada posterior por donde uno puede acceder a la casa. 
Hacia la media noche, algo húmedo me despierta, y me doy cuenta a través de la ventana que la terraza está completamente inundada de agua, como una piscina, y que empieza a desbordarse hacia el interior de la casa.