Sobre el origen de este Blog


Este blog tiene un hermano gemelo que es Mitos Latinoamérica, que tiene una gran acogida (1'500.000 visitas). Hay semejanzas entre los dos blogs, pues ambos narran productos psíquicos. Pero la diferencia es que en aquel, yo lo alimento periódicamente con mitos de América Latina, mientras que en este blog, son los lectores mismos los que lo alimentan, al contar sus mitos personales, que son los sueños.

Así que este blog vivirá de la caridad pública, de las “donaciones” ANÓNIMAS de sueños que hagan los visitantes. Aunque son aportes de gran riqueza, no representan un valor económico sino simbólico. Este blog busca constituirse en el cajero automático de un gran Banco de Sueños, en el que cualquier lector pueda consignar sus sueños para compartirlos con los demás. Cada noche nuestra mente produce cantidades de sueños que en su enorme mayoría se olvidan y se pierden para siempre. Así que deseamos crear este espacio en el que la gente pueda compartir este hermoso material.

Acá no intentaré interpretarlos porque para hacerlo se requieren las asociaciones de los soñantes, algo imposible en un espacio como este. Pero como soñante y como terapeuta que analiza sueños en mi consulta particular, tengo la convicción de que debemos evitar que los sueños individuales se sigan extraviando noche tras noche para siempre.

Mi aporte será: 1) publicar en la columna derecha una selección de artículos que hablen sobre los sueños. 2) Clasificar los sueños en categorías, según los temas que traten. 3) Corregir la ortografía; sé que los sueños no tienen ortografía y que lo que hago es una intromisión, pero tengo una tara profesional de docente que me hace imposible publicar algo con errores ortográficos.

Así que demos comienzo a las donaciones de sueños. Pueden donarlos enviando sus sueños al correo juancalonsog@gmail.com, y yo los transcribiré como Entrada al Blog, o si quieren mantener más su anonimato, anotarlos al final de cualquier Entrada en los "Comentarios".


Un saludo cordial,

Juan Carlos Alonso
Editor del Blog



_______________________________________________________________

sábado, 15 de febrero de 2014

La teoría de los sueños en Malasia

Segmentos tomados de la web Enciclopedista.

El desaparecido etnólogo británico Kilton Stewart fue autor de obras numerosas, entre ellas la reveladora Pigmeos y Gigantes Oníricos. El trabajo aquí incluido fue rescatado por el grupo editor de Fire en Londres. Detalla con precisión el valor del soñar para la tribu Senoi de Malasia. Obviamente, tras ello se encuentra una valiosa dinámica terapéutica que les ha permitido neutralizar la existencia de crímenes y beligerancias tribales. Como acaba de descubrir el filme australiano The Last Wave (La última ola), los sueños tienen un valor incalculable, constituyendo una “realidad” tan significativa como la realidad cotidiana que acostumbramos a considerar como única.

En 1935, cuando integraba una expedición científica que atravesaba la aún inexplorada jungla ecuatorial de la Zona Central de le península malaya, me introdujeron a una tribu aislada de gente de la selva, que empleaba métodos de psicología y de relaciones interpersonales tan asombrosos que parecían provenir de otro planeta.

Esta gente, los Senoi, vivía en alargadas casas colectivas, diestramente construidas con bambú, junco y paja, y distanciadas del suelo mediante postes. (...) actualmente, la autoridad máxima en todas estas comunidades recae en sus psicólogos primitivos, a quienes llaman halaks. En la sociedad, el único título honorífico es el de Tohat, equivalente, en nuestros términos, al de sanador y educador.

Los Senoi aseguran que hace 200 o 300 años que entre ellos no se produce un crimen violento ni un conflicto intertribal, debido a la profunda captación psicológica a la inventiva de los Tohats. (…) la inexistencia de crímenes violentos, de conflictos armados y de enfermedades mentales y físicas dentro de su propia sociedad sólo puede explicarse sobre la base de instituciones que producen un elevado estado de integración psicológica y madurez emocional, a la par de capacidades y actitudes sociales que promueven relaciones interpersonales creativas antes que destructivas. (…). El estudio de esta sociedad parece indicar que los Senoi llegaron a este elevado estado de cooperación e integración social y física mediante un sistema de psicología que descubrieron, inventaron y desarrollaron, y que los principios de este sistema psicológico son comprensibles en términos del pensamiento científico occidental. Fue el difunto H. D. Noone, etnólogo gubernamental de los Estados Federativos Malayos, quien me contactó con este grupo asombroso.

(…) Tras un año de experiencia trabajando con esta gente como investigador psicológico, y otro año con Noone en Inglaterra integrando sus exploraciones antropológicas de siete años con mis propios descubrimientos, estoy en condiciones de efectuar las siguientes formulaciones sobre los principios de la psicología Senoi. Por tratarse de un grupo prealfabetizado, los principios de su psicología son sencillos y fáciles de aprender, entender e inclusive emplear. (…) La psicología Senoi comprende dos categorías.

La primera se ocupa de la interpretación de los sueños; la segunda de la interpretación del sueño en el trance del acuerdo o ensueño cooperativo. Hasta la adolescencia no se puede participar en el ensueño cooperativo, que sirve para iniciar al niño en el status de la adultez. Después de la adolescencia, si un Senoi pasa mucho tiempo en estado de trance, se lo considera especialista en curaciones o en el uso de poderes extra-sensoriales. La interpretación de los sueños, en cambio, es un aspecto prominente de la educación de los niños y constituye un conocimiento corriente para todos los Senoi adultos. (…)

El desayuno en una casa Senoi parece una clínica de sueños, con el padre y los hermanos mayores escuchando y analizando los sueños de todos los chicos. Cuando concluye la clínica familiar, la población masculina se reúne en consejo, y allí discuten y analizan los sueños de los muchachos mayores y de todos los hombres de la comunidad. Dado que los Senoi no emplean, por supuesto, nuestro sistema terminológico, su psicología de la interpretación de sueños puede resumirse así: En su propia mente el hombre crea aspectos destacados o imágenes del mundo externo como parte del proceso de adaptación. Algunos de estos aspectos están en conflicto con él y entre sí. Una vez internalizadas, estas imágenes hostiles vuelven al individuo contra sí mismo y contra sus compañeros.

En los sueños, el individuo tiene poder para ver estos hechos de su psique, que se han ocultado bajo formas exteriores, asociados con sus propias emociones (…) Si el individuo no recibe auxilio social mediante la educación y la terapia, estas imágenes hostiles, reconstruidas a través de la percepción normal del mundo exterior, se ligan entre sí y se asocian unas con otras de modo tal que el individuo se convierte en un ser física, social y psicológicamente anormal. (…) con la ayuda de las interpretaciones de los sueños, estas réplicas psicológicas del entorno socio-físico, pueden redirigirse y reorganizarse, para volver nuevamente a ser útiles para la personalidad principal del sujeto.

El Senoi cree que cualquier ser humano, con la ayuda de sus compañeros o familiares, puede desafiar, dominar y hasta utilizar todos los entes y fuerzas del universo onírico. Su experiencia lo lleva a creer que, si uno coopera con sus semejantes o se les opone de buena fe durante el día, sus imágenes eventualmente lo ayudarán a uno en sus propios sueños, y que toda persona debe y puede llegar a ser el guía supremo y el maestro de su propio universo espiritual o de sueños, y puede requerir y recibir la ayuda, la cooperación de todas las fuerzas allí afincadas. (…)

Al lector posiblemente le interese analizar en detalle los métodos Senoi de interpretación de los sueños. El sueño de ansiedad o terror más simple que encontré entre los Senoi fue el de la sensación de caída. Cuando un niño Senoi cuenta que soñó caer, el adulto le contesta entusiasmado: “Ese es un sueño maravilloso, uno de los mejores sueños que pueda tener un hombre. ¿Hacia dónde caíste y qué descubriste?”. Se escucha el mismo tipo de comentario cuando el niño cuenta que soñó estar trepando, viajando, volando o deslizándose a ras de tierra. Como si fuera alguien de nuestra sociedad, las primeras veces el niño contesta que la sensación no parecía tan maravillosa y que se asustó tanto que despertó antes de alcanzar a caer en alguna parte. “Eso fue un error”, contesta la autoridad adulta. “Todo lo que hagas en sueños tiene un propósito, más allá de que lo comprendas o no mientras duermes. Debes relajarte y disfrutar cuando caigas en sueños. Caer es el medio más rápido de ponerse en contacto con los poderes del mundo de los espíritus, los poderes que te son revelados a través de los sueños. (…)
Cuando en un sueño pienses que estás muriendo, lo único que te ocurre es que estás recibiendo los poderes del otro mundo, tu propio poder espiritual que se había vuelto en tu contra y que ahora quiere coincidir contigo si tú quieres aceptarlo”. El hecho asombroso es que, después de un cierto tiempo, con este tipo de interacción social -elogiosa o crítica, imperativa y consejera- el sueño que se inició con miedo a la caída se transforma en la alegría de volar. (…)

Los Senoi creen y enseñan que el soñante -el “Yo” del sueño- siempre debe seguir adelante y atacar en presencia del peligro, invocando en el sueño las imágenes de sus compañeros si es necesario, pero peleando con sus propias fuerzas hasta que ellos lleguen. Los Senoi creen que en los malos sueños los verdaderos amigos nunca atacarán al soñante ni rehusarán ayudarlo. Si algún personaje onírico aparenta ser amigo pero resulta ser hostil o no coopera en un sueño, entonces él sólo está usando la máscara de un amigo. Si el soñante ataca y mata al personaje onírico hostil, el espíritu o esencia de este personaje onírico en adelante siempre emergerá como un sirviente o un aliado. Los personajes oníricos sólo son malos mientras uno les tema y retroceda ante ellos, y continuaran pereciendo malos y atemorizantes mientras uno se niegue a unirse estrechamente con ellos.

Según los Senoi, los sueños placenteros, como el volar o el amor sexual, deben proseguirse hasta alcanzar un desenlace, el cual, al despertar, lo deja a uno con algo bello o útil para el grupo. Por ejemplo, cuando uno termina de volar puede llegar a alguna parte, reunirse con los seres del lugar, escuchar su música, ver sus construcciones y decoraciones, sus danzas y aprender su conocimiento útil. Los sueños de amor sexual siempre deben continuar hasta el orgasmo, y luego el soñante debe pedirle a su amante en sueños el poema, la canción, la danza, el conocimiento útil que expresará al grupo la belleza de su amante espiritual.

Si esto se cumple, ningún hombre o mujer de los sueños puede quitar el amor que pertenece a los seres humanos. Si el personaje onírico que pide amor aparenta ser un hermano o una hermana, con quienes hacer el amor en la realidad sería anormal o incestuoso, uno no tiene por qué temer de expresarle el amor en sueños, ya que estos entes oníricos no son en realidad hermano o hermana, sino que sólo han elegido estas imágenes tabúes como disfraz. (…) Una rica vida amorosa en sueños significa el favor de los entes del universo espiritual o emocional. Si el soñante ofende a las imágenes oníricas de sus compañeros o se niega a cooperar con ellos en sueños, debe tomarse el trabajo de expresarles amistad y cooperación al despertar, ya que los personajes oníricos hostiles sólo pueden usar la imagen de la gente con la cual se está deteriorando la buena voluntad. Si la imagen de un amigo hiere en un sueño el soñante, este debe advertirle del hecho, cosa que aquél pueda tener oportunidad dc reparar su imagen dañina o negativa por medio del trato social amistoso.

Examinemos algunos de los elementos de los procesos sociales y psicológicos involucrados en este tipo de interpretación de los sueños:
1) El niño recibe reconocimiento y estima social al destapar y contar lo que podría denominarse una reacción psíquica motivada por la ansiedad. Entre los Senoi, éste es el primer paso para lograr convencer al niño de que la autoridad lo va a aceptar aun cuando revele cómo es en su interior.
2) Se plantea el trabajo de su mente como racional, aun mientras el niño duerme. Para los Senoi es tan razonable que un chico adapte por sí mismo sus estados de tensión interna, como lo es para nosotros que un chico occidental haga sus deberes para la maestra.
3) La interpretación caracteriza la fuerza que el niño siente en el sueño como un poder que él puede controlar mediante el proceso de relajación y adecuación mental, una fuerza que será la suya tan pronto como pueda domesticarla y aprenda a dirigirla.
4) La educación Senoi señala que la ansiedad no es importante por sí misma, sino porque ella bloquea el libre juego del pensamiento imaginativo y de la actividad creadora, a los que, sin ansiedad, el sueño puede dar origen.
5) Se establece el principio de que el chico debe tomar decisiones y lograr soluciones tanto en su pensamiento nocturno como diurno, y que debe asumir una actitud responsable hacia todas sus reacciones y fuerzas psíquicas.
6) Se familiariza al chico con el hecho de que él puede controlar mejor sus reacciones psíquicas si las expresa y piensa en ellas que si las oculta o reprime.
7) Se inicia al niño Senoi en un modo de pensar que se irá consolidando y desarrollando durante todo el resto de su vida y que sostiene que un ser humano que manifiesta buena voluntad para con sus compañeros y les comunica sus reacciones psíquicas para que las aprueben o critiquen, es el guía supremo de todas las fuerzas individuales del mundo espiritual (subjetivo) pase lo que pase. A veces el hombre descubre su ser más profundo y revela su más grande poder creador cuando sus procesos psíquicos están más liberados del compromiso inmediato con el entorno y más bajo el control de su poder equilibrador- estabilizador o poder homeostático. (…)

Entre los Senoi, el niño va adquiriendo buena voluntad para con la gente debido a que se alienta por todos los medios el ejercicio y la libre expresión de lo más básico en él mismo -ya sea directa o indirectamente- a través de la aceptación del proceso del sueño. Al mismo tiempo, al niño se le dice que debe rechazar la posibilidad de quedar fijado a los habitantes del mundo onírico a menos que éstos realicen alguna contribución que resulte socialmente significativa y constructiva, lo que es determinado por el consenso social al despertar. Así se va guiando la reorganización del sueño de un modo que torna socialmente constructiva su acción adulta agresiva. (…)

A este tipo simple de interpretación podríamos denominarlo análisis de sueños. Al niño se le dice que hay un contenido manifiesto del sueño: la raíz con que tropezó su pie, o el fuego que lo quemó, o el individuo compuesto que lo disciplinó. Pero hay también un contenido latente del sueño, una fuerza que es potencialmente útil pero que lo fastidiará hasta que él domine al contenido manifiesto en un próximo sueño y hasta que la persuada o la fuerce a hacer una contribución que, a juicio del grupo, resulte útil o bella. A este tipo de interpretación podríamos denominarlo sugestión. La tendencia a perpetuar en los sueños la imagen negativa de un demonio personificado se neutraliza mediante una tendencia similar a perpetuar la imagen positiva de una autoridad social simpática. (…)

A continuación damos algunos ejemplos que ilustrarán cómo opera este proceso entre los Senoi: Un chico sueña que es atacado por un amigo y, al despertar, su padre le aconseja que informe a su amigo del hecho. El padre del amigo le dice a su hijo que es factible que él haya ofendido al soñante involuntariamente, y que haya permitido de este modo que un personaje maligno use su imagen como disfraz en el sueño. Por lo tanto, debe darle un regalo al soñante y tomarse el trabajo de ser amistoso con él para prevenir que no vuelva a ocurrir lo mismo en el futuro. La agresión estructurada alrededor de la imagen del amigo en la mente del soñante llega a ser de este modo la base de un intercambio amistoso. También se le dice al soñante que luche en los próximos sueños y que venza a cualquier personaje onírico que utilice la imagen de su amigo como disfraz. (…)

Si el niño cuenta que tuvo sueños de estar flotando o de buscar comida, se le dice que en el próximo sueño él debe nadar hasta llegar a algún lugar y encontrar algo de valor para el grupo, o que debe compartir la comida que está comiendo en sueños. Y si el sueña que ataca a algunos, debe disculparse ante ellos, hacerlos partícipes de alguna golosina o fabricarles algún tipo de juguete. Así, antes que la agresión, el egoísmo y la envidia alcancen a influir en la conducta social, la tensión expresada en el estado onírico complaciente se transforma en el centro de la acción social, descargándose esos sentimientos sin que resulten destructivos. Mis datos acerca de la vida onírica de grupos Senoi de diversas edades indican que el sueño puede llegar a ser, y sin duda es, el tipo más profundo de pensamiento creativo. Al observar las vidas de los Senoi se me ocurrió que la civilización moderna podría estar enferma porque la gente se despojó, o frustró él desarrollo, de la mitad de su capacidad de pensar. Tal vez la mitad más importante. (…)

Entre los Senoi se observa que los sueños de ansiedad, de terror y los de simple placer, así como los sueños confusos de hechos vagos e intrascendentes -tal como una repetición sin sentido de las actividades del día-, desaparecen completamente antes de la pubertad. A partir de la pubertad la vida onírica se va haciendo cada vez menos fantástica e irracional. Y tiende cada vez más al pensamiento reflexivo, a la resolución de problemas, a la exploración de cosas o personas desconocidas, al trato social emocionalmente satisfactorio y a la adquisición de sabiduría impartida por un maestro onírico o un espíritu guía. Por más torpe o insignificante que sea un individuo, él siempre puede contar con que va a ser escuchado por los miembros de su familia y por su grupo más amplio a través del relato de sus sueños. (…)


El hombre civilizado presta muy poca atención mientras duerme al pensamiento que puede desenvolverse en sus sueños. La sociedad occidental está harta de guerras, crímenes y conflictos económicos desgastantes, psicosis, neurosis y enfermedades físicas de origen psíquico. Los Senoi hicieron de sus sueños el foco principal de sus intereses sociales e intelectuales, resolvieron los problemas de le violencia, de los conflictos económicos destructivos, eliminaron completamente las psicosis, las neurosis y las enfermedades psicosomáticas. Hicieron todo esto sin la ayuda de un lenguaje escrito ni de un método científico tal como lo concebimos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada