Sobre el origen de este Blog


Este blog tiene un hermano gemelo que es Mitos Latinoamérica, que tiene una gran acogida (1'500.000 visitas). Hay semejanzas entre los dos blogs, pues ambos narran productos psíquicos. Pero la diferencia es que en aquel, yo lo alimento periódicamente con mitos de América Latina, mientras que en este blog, son los lectores mismos los que lo alimentan, al contar sus mitos personales, que son los sueños.

Así que este blog vivirá de la caridad pública, de las “donaciones” ANÓNIMAS de sueños que hagan los visitantes. Aunque son aportes de gran riqueza, no representan un valor económico sino simbólico. Este blog busca constituirse en el cajero automático de un gran Banco de Sueños, en el que cualquier lector pueda consignar sus sueños para compartirlos con los demás. Cada noche nuestra mente produce cantidades de sueños que en su enorme mayoría se olvidan y se pierden para siempre. Así que deseamos crear este espacio en el que la gente pueda compartir este hermoso material.

Acá no intentaré interpretarlos porque para hacerlo se requieren las asociaciones de los soñantes, algo imposible en un espacio como este. Pero como soñante y como terapeuta que analiza sueños en mi consulta particular, tengo la convicción de que debemos evitar que los sueños individuales se sigan extraviando noche tras noche para siempre.

Mi aporte será: 1) publicar en la columna derecha una selección de artículos que hablen sobre los sueños. 2) Clasificar los sueños en categorías, según los temas que traten. 3) Corregir la ortografía; sé que los sueños no tienen ortografía y que lo que hago es una intromisión, pero tengo una tara profesional de docente que me hace imposible publicar algo con errores ortográficos.

Así que demos comienzo a las donaciones de sueños. Pueden donarlos enviando sus sueños al correo juancalonsog@gmail.com, y yo los transcribiré como Entrada al Blog, o si quieren mantener más su anonimato, anotarlos al final de cualquier Entrada en los "Comentarios".


Un saludo cordial,

Juan Carlos Alonso
Editor del Blog



_______________________________________________________________

domingo, 16 de febrero de 2014

La muerte y los sueños en los Wayuu

Del libro "Los practicantes del sueño. El chamanismo Wayuu". Michel Perrin. Monte Avila editores.

De los indios Wayuu, también llamados Guajiros por los blancos, indígenas de Venezuela y Colombia.
_____________________________________________


La vieja Sepaana se acerca renqueando. Su rostro, animado por una sonrisa triste, luce maravillosamente arrugado. Lleva las huellas indelebles de una pintura hecha con esporas de hongos: las mujeres se la ponen en el rostro, como un antifaz, para protegerse del sol.

Anoche, Sepaana tuvo un sueño y viene a contárnoslo. Se sienta al borde de una hamaca desocupada por un niño madrugador. El etnólogo se instala junto a ella, en un banco de madera donde también coloca su grabador. (…) Ella se presta sin ninguna reticencia a ese rito que tantas veces vio cumplir a su finado esposo. Prolongarlo le parece natural puesto que ya antes ha participado en él, contando muchos mitos y relatos bajo el control autoritario del difunto.

He aquí mi sueño de anoche.
Iba por un camino estrecho.
Las pencas de las tunas se tupían a mi paso.
Me sentía miserable, estaba desesperada.
Daba vueltas, iba y venía.
Luego tomé por otro camino estrecho, muy estrecho.

Entonces me encontré con una boa tragavenado.
Quise huir, pasé al otro lado.
Enseguida me encontré con una kapaaniasü
y con muchas otras serpientes.
Estaba desesperada, caminaba muy de prisa.

Entonces vi un sinfín de cascabeles
que volvían la cabeza hacia mí.
Me eché hacia atrás para evitarlas.
Fstaba desesperada, me sentía miserable.
Cambié de rumbo y me encontré con una coral.
Venía hacia mí, quería morderme .
Me fui hacia otro lado,
por un camino muy estrecho.

Entonces me encontré con la mujer
de la serpiente jerui.
Movía el aire en torno a ella.
Cayó cerca de mí, y retrocedí.
Me encontré con su marido que iba a lanzarse sobre mí.
Corrí, penetré en un bosque de potolu.
Las espinas arañaban mis pies; estaba desesperada.
Pasé por un camino estrecho, más estrecho aún.

Entonces me encontré con un jaguar.
-Voy a morir por su culpa- me dije.
Tenía ojos inmensos y le grité:
- ¡Cuidado, papá, déjame pasar!
Pasé a su lado
Y encontré un camino aun más estrecho.
Caminé y me extravié.

Entonces llegué a una inmensa planicie.
Me encontré con perros que ladraban.
Estaba desesperada, me sentía miserable ante ellos.
Me jalaban por aquí, me jalaban por allá.
-¡Ayúdenme! ¡Socorro, abuelo!- grité.
Uno de los perros era mi abuelo.
Se fueron y seguí mi camino.

Después me encontré con un caballo desbocado,
un caballo rabioso. Corría por aquí y por allá.
Me metí dentro del tronco de un árbol muy grueso.
El caballo pasó cerca del árbol.
Pero surgió una mula
que iba abriendo el suelo con sus pezuñas,
dando coces y relinchando, y me agaché.

Después trepé hasta lo más alto de otro árbol.
y me escapé pasando de un árbol a otro.
Surgió un burro, y otras cosas.
Yo me alejé, huyendo de ellas.
Entonces trepé hasta lo más alto de un simaruba.
Al principio era de tamaño normal.
Pero se puso a crecer, a crecer. . .
Yo veía la tierra, veía una sierra.
Ahora estaba sola, perdida, lejos, muy lejos.
Me llevó hasta mi familia, hasta mi madre.
Allí me dejó caer, sola, lejos de todo.
- Es cierto, este árbol tiene poderes, es pülasü,
lo que dicen es cierto, sabe crecer-
dije al llegar a ese lugar llamado Ullipa'ut.

Ese fue el sueño que tuve anoche, mijito.
¡Está nuevecito!

Anuncia que se acerca el día de mi muerte.
Es un sueño para perderse, para tener problemas.
Es un sueño para irse, un sueño para morir.
¿Para qué otra cosa sería?


Este sueño exuberante, gran metáfora onírica que prepara para el último viaje, es fácilmente descifrable desde el punto de vista de la cultura wayuu. En él se hallan mezclados elementos míticos, claves oníricas y referendas familiares que sugieren la desgracia y la muerte.

En la oniromancia wayuu las serpientes simbolizan el enemigo y la desgracia; el camino que se estrecha prefigura la agonía y la muerte. El jaguar y los perros representan aquí a los antepasados que emanan del más allá. Sepaana llama «papá» al primero porque su padre, fallecido desde hace tiempo, era de un clan Uliana cuyo animal totémico es el jaguar. Los perros amenazadores representan a aquellos con los que pronto se volverá a juntar en la tierra de los muertos, porque su abuelo por parte de madre era del clan Jayaliyuu, asociado al perro. La furia del caballo y la de la mula sugieren la violencia de la agonía y la angustia de la muerte. El episodio del árbol que se pone a crecer y transporta muy lejos a quien se trepa en él es un tema mítico muy conocido que remite a los orígenes. (…)

En su sueño, Sepaana se apropió de ese tema y lo adaptó: gracias al árbol mágico, pudo llegar hasta Ullipa 'ut, su tierra clánica, donde están agrupados los restos de los antepasados de su matrilinaje, con los que pronto se habrá de reunir.

Es el sueño conmovedor de una anciana al final de su vida... Pero se sabe que los wayuu evocan la muerte constantemente y a cualquier edad hasta en sus fórmulas de cortesía: en vísperas de una larga ausencia, cuando se les dice: "Me voy", muchos, desde los más viejos, contestan según la discreta fórmula indígena: "Ya habré muerto a tu regreso".

Ocho años después, Sepaana seguía viva. Cuando la volví a interrogar sobre sus sueños, la enfermedad y el chamanismo, me contó otro "sueño para morir"…

No hay comentarios:

Publicar un comentario