Sobre el origen de este Blog


Este blog tiene un hermano gemelo, Mitos Latinoamérica, que tiene una gran acogida (1'750.000 visitas). Hay semejanzas entre los dos blogs, pues ambos narran productos psíquicos. Pero la diferencia es que en aquel, yo lo alimento periódicamente con mitos de América Latina, mientras que en este blog, son los lectores mismos los que lo alimentan, al contar sus mitos personales, que son los sueños.

Así que este blog vivirá de la caridad pública, de las “donaciones” ANÓNIMAS de sueños que hagan los visitantes. Aunque son aportes de gran riqueza, no representan un valor económico sino simbólico. Este blog busca constituirse en el cajero automático de un gran Banco de Sueños, en el que cualquier lector pueda consignar sus sueños para compartirlos con los demás. Cada noche nuestra mente produce cantidades de sueños que en su enorme mayoría se olvidan y se pierden para siempre. Así que deseamos crear este espacio en el que la gente pueda compartir este hermoso material.

Acá no intentaré interpretarlos porque para hacerlo se requieren las asociaciones de los soñantes, algo imposible en un espacio como este. Pero como soñante y como terapeuta que analiza sueños en mi consulta particular, tengo la convicción de que debemos evitar que los sueños individuales se sigan extraviando noche tras noche para siempre.

Mi aporte será: 1) publicar en la columna derecha una selección de artículos que hablen sobre los sueños. 2) Clasificar los sueños en categorías, según los temas que traten. 3) Corregir la ortografía; sé que los sueños no tienen ortografía y que lo que hago es una intromisión, pero tengo una tara profesional de docente que me hace imposible publicar algo con errores ortográficos.

Así que demos comienzo a las donaciones de sueños. Pueden donarlos enviando sus sueños al correo juancalonsog@gmail.com, y yo los transcribiré como Entrada al Blog, o si quieren mantener más su anonimato, anotarlos al final de cualquier Entrada en los "Comentarios".


Un saludo cordial,

Juan Carlos Alonso
Editor del Blog



_______________________________________________________________

viernes, 25 de abril de 2014

Maneras fáciles de hacer dinero

País: Colombia

Sexo: Masculino

Sueño:

Estoy con un grupo de personas cercanas. Nos entregan a cada uno una escopeta nueva, la cual podemos cargar con proyectiles que parecen píldoras médicas, que pueden herir y hasta matar, aunque no hagan ruido al ser disparadas. Salimos todos a una misión, para lo cual entramos a unos corredores que nos llevan a otros lugares. Yo voy practicando la manera de cargar el arma pues me siento poco hábil para hacerlo. Llegamos a nuestro destino y soy de los últimos en salir. Cunado lo hago, veo que de un retrato en la pared aparece la punta de un arma que me dispara, hiriéndome el hombro derecho. Corro hasta esa pared y se me ocurren varias alternativas posibles: Una, es que yo huya de allí. Otra, que introduzca la boca de mi escopeta y dispare hacia dentro, a uno lado y a otro, pero es muy posible que ya no haya nadie al otro lado. Otra es que quien me ha disparado sea una mujer y yo la pueda herir. Creo que esto último es lo que sucede. Tiempo después, se invierten los papeles y soy esta vez yo el que le disparo a ella desde un retrato en la pared. Después, nos reconocemos y hablamos de los sucedido. Lo curioso es que lo sucedido parece ofrecernos beneficios económicos a los dos. 
En un segundo sueño, hay una pareja de muchachos que atracan a la gente, incluyéndome a mí. Hay una chica que luego da la versión de los hechos, y veo que siempre da una versión diferente. Yo termino hablando con ella. Me rodean otras personas, que me dicen que yo cuente el dinero que hemos recogido en los asaltos. Yo me sorprendo pero veo que, en efecto, los bolsillos de mi saco están repletas de monadas de dólar. Comienzo a contar el dinero para distribuirlo con los demás. Mientras lo hago, les cuento que conozco otros amigos que encontraron también una manera relativamente fácil de hacer dinero, y les hablo del primer sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario